Abrir el menú principal
Representación del Profeta Jeremías fecha por Miguel Ángel.

Una profecía (del llatín: prophetīa, y esti del griegu προφητεία, o quiciabes del griegu φαινος, apaición) ye un don sobrenatural que consiste en conocer por inspiración divina les coses distantes o futures».

En graos diversos y formes variables, les relixones de l'antigüedá fixeron referencia a homes inspiraos» qu'afirmaben falar en nome del so dios. Pero nes grandes relixones monoteístes (xudaísmu, cristianismu, islam), les manifestaciones estraordinaries nunca constitúin lo esencial nos profetes, que s'estremen claramente d'otros aponderaos o simuladores por tener a cencielles calter de mensaxeros. Les profecíes yeren, pos, consideraes simples indicadores del designio de Dios. Hasta la fecha, más allá de les evidencies científiques que puedan o nun resultar suficientes pa unos o otros, munchu siguidores d'estes grandes relixones históriques afirmen que, en bona midida, les profecíes de los sos llibros sagraos cumpliéronse.

Les profecíes n'Israel y nel cristianismu primitivuEditar

Na tierra d'Israel, los profetes estremar de los esistentes n'otros pueblos, por tener les siguientes traces:[1]

1) Yeren consideraos como homes llamaos por Dios, y dellos d'ellos narraron con claridá la so vocación, y inclusive la so reticencia inicial a siguir el llamáu. Poro, envalorar como homes que teníen una esperiencia de Dios»: falaben a partir de lo que vivieron ellos.

2) Yeren homes de pallabra. Nun se dedicaben a «aldovinar». Interpretaben la hestoria «dende la perspeutiva de Dios», y asina señalaben les esixencies de Dios, tantu al pueblu como a los gobernantes y sacerdotes, pa llevalos pola sienda del arrepentimientu y del amor.

3) Yeren fondamente relixosos: les sos pallabres yeren en tou coherentes coles sos obres.

4) Yeren intercesores pol pueblu delantre de Dios. Por eso, una de los trés partes de la Biblia hebrea ye llamada «nebi'im» (= profetes).

Siendo estos el calter y la función de los profetes, nun ye d'estrañar que la Biblia ponga a Moisés a la cabeza del llinaxe de los profetes, pos conoció al Señor Dios «de frente» (Deuteronomio 34, 10). Son exemplos memorables de profetismo los profetes Elías y Eliseo, y los profetes «canónicos» Isaías, Jeremías, Ezequiel, Amós, Oseas, Miqueas, Sofonías, Nahúm, Habacuc, Ageo, Zacarías, Malaquías, Abdías, Joel, etc.

La comunidá cristiana primitiva reconoció que nella se manifestaba nuevamente la inspiración profética, como señala explícitamente Pablo de Tarsu: «El que profetiza fala a los homes pa edificalos, encamentalos y reconfortarlos... El que profetiza edifica a la comunidá» (I Corintios 14, 3-4).

La supervivencia de les profecíes nel tiempu: la profecía de MaríaEditar

La carauterística común de les profecíes que sobreviven al pasu del tiempu ye que fueron determinaes como tales dempués de qu'asocedieron los fechos. Por casu, el Nuevu Testamentu inclúi una perícopa na que Xesús de Nazaret señalaba qu'el Templu de Jerusalén sería destruyíu (Mateo 24, 1-2) lo que, efectivamente, asocedió nel añu 70 d. C. a manos de les lexones romanes comandadas por Pedrete.

Un exemplu que los cristianos consideren estraordinariu ye la llamada «profecía de María», madre de Xesús. Ain-Karim, una pequeña ciudá asitiada siete kilómetros al oeste de Jerusalén, nel monte de Judea, foi escenariu d'esti vaticinio nos alboreceres mesmos de la era cristiana. Ellí vivía Isabel col so maríu Zacarías, cuando María foi a visitala. Depués del saludu inicial, María realiza una cantarada d'allabancia a Dios, el Magnificat. Nel momentu culminante del Magnificat, María profetiza:

«Toles xeneraciones van llamame bonaventurada».

Diz l'escritor Giuseppe Ricciotti: «¿Cabría imaxinar profecía más inverosímil qu'esta?... Una rapaza de quince años escasos, desprovista de bienes de fortuna y de toa posición social, desconocida a los sos compatriotes y habitante d'una aldega non menos desconocida, proclamaba confiablemente que la llamaríen bonaventurada toles xeneraciones. ¡Fácil paecía coyer la pallabra a aquella mochacha profetizante cola certidume absoluta de vela desmentir antes de la primer xeneración! Güei pasaron venti siglos y puede faese l'oldeo ente la predicción y la realidá. Agora puede ver la hestoria ensin trabayu si María previo con xustedá y si la humanidá güei aponderar más qu'a Herodes el Grande, entós árbitru de Palestina, y que a Cayo Julio César Octaviano Augusto, entós árbitru del mundu.»[2] Quiciabes sería entá más precisu, daes les diferencies sociales esistentes ente varones y muyeres nel sieglu I, comparar la esaltación de María cola de la muyer más poderosa de la so dómina, probablemente Livia Drusila (57 a. C. — 29 d. C.), tercer esposa d'Augusto y emperatriz romana, divinizada por Claudio, y preguntar quién de los dos foi más conocida y reverenciada al traviés de los tiempos.

A lo llargo de la hestoria, los homes mentaron y comentaron numberoses profecíes, munches d'elles escures y difíciles de desentrañar. El cumplimientu de la profecía de María, madre de Xesús, resulta evidente y constante pa los cristianos dempués de tantos sieglos, como tamién clara y concreta la so formulación.

Artes adivinatorias y lleendes urbanesEditar

El términu profeta aplícase in sensu stricto nel ámbitu de la fe y refierse, como se señaló enantes, al que tresmite la pallabra de Dios. Nun sentíu más laxo, puede considerase una profecía a un xuiciu o conxetura que se forma de daqué poles señales que se reparen n'ello» (quinta acepción del Diccionariu de la llingua española de la Real Academia Española). Tratar d'una afirmación clarividente sobre'l futuru, polo xeneral; dacuando consideraes como un viaxe non físicu al traviés del tiempu. Esti otru tipu de llamaes profecíes pueden tener como marco la parasicoloxía o les artes adivinatorias, como ye'l casu de les Centuries de Nostradamus. Trátase de supuestes indicaciones de fechos futuros que según los escépticos tán escrites con un llinguaxe ambivalente y, por tanto, podríen referise a casi cualquier eventu que pueda faese coincidir col fechu profetizáu. Quiciabes por cuenta de la escuridá de les sos cuartetes profétiques, estes perduraron por sieglos y fueron de cutiu interpretaes de forma distinta por distintes estudiosos a lo llargo de los años. Munchos llibros fueron escritos basándose nestes varies interpretaciones, a pesar de que les diverses «llectures» del so material variaron d'una publicación a otra.

 
Semeya de Nostradamus.

Exemplos d'ello son delles presuntes referencies a Napoleón Bonaparte: «Un emperador va nacer cerca d'Italia/ que al Imperiu va ser vendíu bien caru/ van dicir con qué xentes se xune/ va ser consideráu menos príncipe que carniceru». N'otra, puede lleese: «De simple soldáu va llegar a imperiu/ de la ropa curtio va llegar a la llarga/ valiente n'armes, lo peor cola Ilesia/ vejará a los sacerdotes como l'agua papa la esponxa». Tamién les presuntes referencies a Adolf Hitler: «De lo más fondu del Occidente d'Europa/ de xentes probes un neñu va nacer/ cola so llingua va seducir al ensame/ la so fama va crecer más nel reinu d'Oriente». Ye la supuesta profecía qu'agora la so nacencia. Mientres la Segunda Guerra Mundial algamó espardimientu la teoría de que la pallabra «Hister» mentada n'otra cuarteta –II, 24– sía un aproximamientu fonéticu al nome del dictador, a pesar de que tamién se trate del nome latinizado del ríu Danubiu.

En tolos casos, esistiríen diferencies nel nivel de claridá y precisión respeuto d'una profecía bíblica nel sentíu estrictu de la pallabra, como foi la de María.

Lo mesmo asocede con ciertes profecíes tradicionales nes grandes relixones monoteístes, cuando son interpretaes fora de contestu, como la «profecía de los papes» de san Malaquías, o les profecíes apocalípticas, que tienen como tema principal el fin del mundu o Armagedón.

Delles supuestes profecíes son consideraes por dellos grupos solu como lleendes urbanes, como por casu la lleenda correspondiente a los eventos del 11 de setiembre de 2001 que se fixo popular y circuló masivamente na Internet depués de producíu l'ataque a les Torres Ximielgues; mientres otros nun tán d'alcuerdu, y consideren qu'esistiríen antecedentes, tales como una cuarteta de les profecíes de Nostradamus.

NotesEditar

  1. Rivas (2010). «Profetes-Profetismo», Diccionariu pal Estudiu de la Biblia. Buenos Aires: Amico, 151-154. ISBN 978-987-25195-1-3.
  2. Ricciotti, Giuseppe (2000). Vida de Xesucristo. Iberia, 595. ISBN 8470820554.

Ver tamiénEditar

Enllaces esternosEditar